Viajes

BISCOTTI GALLETAS EN KENDALL COLLEGE CHICAGO

Por razones que aún no entiendo, hace unos meses mi cuenta personal (@mjnoboa) fue escogida por Instagram como uno de sus usuarios sugeridos. Pase de tener 600 a 36000 seguidores que todos los días pueden ver lo que hago por trabajo y por diversión en mi cocina. Una de esas personas fue Valerie Beck, abogada graduada de Harvard que tienen una compañía de Chocolate Tours en Chicago. De pura coincidencia, yo tenía una viaje programado a esta ciudad para el mes de octubre, y Valerie (quien había venido al Ecuador días antes contratada por el gobierno para tratar de comercializar el cacao ecuatoriano en Estados Unidos) se contactó conmigo para reunirnos allá.

Aparte de su empresa, Valerie, quien debe ser una de las personas con más energía y positivismo que he conocido en toda mi vida, es ahora profesora de la clase de Growth Strategies and Franchise Management de Kendall College Chicago y me pidió ser invitada especial para contarle a sus alumnos la historia de Biscotti y mis planes a futuro.

¿Cómo decir que no? Armé una presentación de Power Point con la ayuda de mis amigas y me fui.

No les voy a negar que los días previos a la clase me moría de nervios, por estar en otro país, tener que hablar en otro idioma ante personas que no conozco y tener que contar la historia de este pequeño proyecto de una pequeña persona de un pequeño país. Pero en los últimos dos años le he tenido que perder el miedo a todo, y he tenido que hablar en televisión, radio, salir en periódicos y revistas; cosas que nunca en mi vida había hecho ni me había imaginado hacer, así que me convencí de que todo iba a salir bien y fui.

Gracias a Dios tuve la compañía de Adriana, y durante la presentación yo la miraba de vez en cuando para chequear que todo lo que yo estaba haciendo esté bien y bajo control, y la veía con una sonrisa de oreja a oreja, llena de orgullo, lo que me daba más seguridad y confianza en lo que estaba haciendo y diciendo.

Los alumnos, profesores y la decana que estuvieron presentes fueron increíbles y demasiado amables conmigo, totalmente interesados en mi negocio, lo que hizo que todo fuera más fácil y cómodo para mí.

Les hice una introducción de Ecuador, sobre mi vida y sobre la historia de Biscotti. Comimos Negritos de Cocoa con Sal Marina y unas barras de Pacari que les llevé de regalo. Me dieron ideas, sugerencias, observaciones tan importantes e interesantes que se que me van a servir muchísimo en el futuro. La oportunidad increíble de poner ante otros ojos lo que he estado haciendo por los dos últimos años, es algo con lo que voy a estar agradecida siempre. Analizaron mi negocio desde otra perspectiva y me dieron mucha más confianza para continuar con este proyecto tan maravilloso y especial para mí. La idea de que Biscotti llegue a otros países ya no la veo tan lejana.

Pararme ante personas desconocidas, en otro país, a hablar en otro idioma, con mis 26 años recién cumplidos y mi metro cincuenta de estatura, a contarles sobre este pequeño negocio creado en este pequeño país, tiene que haber sido una de las cosas más valientes e increíbles que he hecho en toda mi vida.

Gracias a todos los que estuvieron pendientes de este evento tan importante para mí y gracias por sus felicitaciones que me dan ánimos para continuar y sacar adelante este pequeño gran negocio de galletas hechas con amor.

Unos días antes de irme de viaje le pregunté a mi amiga Isabela, quien siempre tiene una respuesta perfecta para todo: ¿Cómo es que me pasan estas cosas y coincidencias en mi vida? Y me dijo: Porque eres una buena persona y haces tu trabajo con pasión.

Amigos esa es la razón por la que me pasó esto y la razón por la cual ustedes también van a poder lograr grandes cosas si se lo proponen.

Muchas gracias por seguirme.
Mj