Guía Actualizada de Restaurantes en Chicago

Por María José Noboa,
Small Cheval

Small Cheval

Chicago es una de mis ciudades favoritas del mundo, creo que ya lo saben. Mi mejor amiga Adriana vive ahí y me tomé unos días para visitarla antes de empezar nuestro viaje tan esperado a México DF. Es la quinta vez que voy a Chicago y la verdad es que quisiera volver siempre (mentira, nunca más en invierno, es algo que no le recomiendo a nadie enserio).

Mi amistad con Adriana está basada en la comida y por eso aprovechamos cada vez que estamos juntas para recorrer nuevos restaurantes y disfrutar comiendo delicias.

Esta vez visité mis lugares favoritos a los que siempre quiero volver como Stan’s Donuts, Big Star, Jeni’s Ice Creams y  Cumin pero también fui a nuevos restaurantes, algunos de ellos están entre los mejores de Estados Unidos.

… Continue reading

BISCOTTI GALLETAS EN KENDALL COLLEGE CHICAGO

Por María José Noboa,

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por razones que aún no entiendo, hace unos meses mi cuenta personal (@mjnoboa) fue escogida por Instagram como uno de sus usuarios sugeridos. Pase de tener 600 a 36000 seguidores que todos los días pueden ver lo que hago por trabajo y por diversión en mi cocina. Una de esas personas fue Valerie Beck, abogada graduada de Harvard que tienen una compañía de Chocolate Tours en Chicago. De pura coincidencia, yo tenía una viaje programado a esta ciudad para el mes de octubre, y Valerie (quien había venido al Ecuador días antes contratada por el gobierno para tratar de comercializar el cacao ecuatoriano en Estados Unidos) se contactó conmigo para reunirnos allá.

Aparte de su empresa, Valerie, quien debe ser una de las personas con más energía y positivismo que he conocido en toda mi vida, es ahora profesora de la clase de Growth Strategies and Franchise Management de Kendall College Chicago y me pidió ser invitada especial para contarle a sus alumnos la historia de Biscotti y mis planes a futuro.

¿Cómo decir que no? Armé una presentación de Power Point con la ayuda de mis amigas y me fui.

No les voy a negar que los días previos a la clase me moría de nervios, por estar en otro país, tener que hablar en otro idioma ante personas que no conozco y tener que contar la historia de este pequeño proyecto de una pequeña persona de un pequeño país. Pero en los últimos dos años le he tenido que perder el miedo a todo, y he tenido que hablar en televisión, radio, salir en periódicos y revistas; cosas que nunca en mi vida había hecho ni me había imaginado hacer, así que me convencí de que todo iba a salir bien y fui.

Gracias a Dios tuve la compañía de Adriana, y durante la presentación yo la miraba de vez en cuando para chequear que todo lo que yo estaba haciendo esté bien y bajo control, y la veía con una sonrisa de oreja a oreja, llena de orgullo, lo que me daba más seguridad y confianza en lo que estaba haciendo y diciendo.

Los alumnos, profesores y la decana que estuvieron presentes fueron increíbles y demasiado amables conmigo, totalmente interesados en mi negocio, lo que hizo que todo fuera más fácil y cómodo para mí.

Les hice una introducción de Ecuador, sobre mi vida y sobre la historia de Biscotti. Comimos Negritos de Cocoa con Sal Marina y unas barras de Pacari que les llevé de regalo. Me dieron ideas, sugerencias, observaciones tan importantes e interesantes que se que me van a servir muchísimo en el futuro. La oportunidad increíble de poner ante otros ojos lo que he estado haciendo por los dos últimos años, es algo con lo que voy a estar agradecida siempre. Analizaron mi negocio desde otra perspectiva y me dieron mucha más confianza para continuar con este proyecto tan maravilloso y especial para mí. La idea de que Biscotti llegue a otros países ya no la veo tan lejana.

Pararme ante personas desconocidas, en otro país, a hablar en otro idioma, con mis 26 años recién cumplidos y mi metro cincuenta de estatura, a contarles sobre este pequeño negocio creado en este pequeño país, tiene que haber sido una de las cosas más valientes e increíbles que he hecho en toda mi vida.

Gracias a todos los que estuvieron pendientes de este evento tan importante para mí y gracias por sus felicitaciones que me dan ánimos para continuar y sacar adelante este pequeño gran negocio de galletas hechas con amor.

Unos días antes de irme de viaje le pregunté a mi amiga Isabela, quien siempre tiene una respuesta perfecta para todo: ¿Cómo es que me pasan estas cosas y coincidencias en mi vida? Y me dijo: Porque eres una buena persona y haces tu trabajo con pasión.

Amigos esa es la razón por la que me pasó esto y la razón por la cual ustedes también van a poder lograr grandes cosas si se lo proponen.

Muchas gracias por seguirme.
Mj

  Categoría: Viajes
  Commentarios: 2

SOBREMESA SUPPER CLUB – CHICAGO

Por María José Noboa,

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Adriana es mi mejor amiga desde que tengo 11 años. Somos tan diferentes que al final terminamos siendo iguales. Eterna amistad basada en diferentes momentos, etapas, emociones, traumas, obsesiones, gustos iguales y diferentes, pero lo que no ha cambiado y lo que más nos une el corazón y el alma es el amor por la comida. Todavía nos acordamos perfectamente de una torta de chocolate que nos comimos en el 2001 y creo que no nos vamos a olvidar hasta que tengamos 75 años. Es más, algunas de las primeras galletas de mi vida las horneé con ella.

Esta vez en Chicago estábamos viendo un programa de Anthony Bourdain donde iba a una de estas “cenas secretas” de las que yo no tenía idea que existían. Adriana me contó cómo funcionaban y se acordó de que en Chicago también había algo parecido así que buscamos, encontramos, mandamos un mail y reservamos nuestro lugar para la siguiente semana. (Era eso o ir a un concierto de uno de mis guilty pleasures que prefiero no contarles al respecto, en todo caso, la comida siempre gana en mi vida).

Sobremesa Supper Club Chicago fue una de las experiencias más increíbles de mi vida. Voy a tratar de contarles lo más detallado posible, pero quisiera que cada uno de ustedes pueda vivir (y comer) lo que Adriana y yo vivimos (y comimos).

Haces la reservación sin saber el menú ni el lugar donde será la cena. Dos días antes te mandan un mail con más información al respecto y las bebidas de sugerencia para acompañar la cena (es BYOB).

Llegamos a Pilsen, un barrio bastante pintoresco de Chicago donde será la cena en casa de sus organizadores. Una mesa larga que se iba llenando poco a poco en su mayoría por integrantes latinos. En total éramos unas 13 personas, desconocidas se supone. Al final la mayoría de personas estaban relacionadas de una u otra forma, incluso había alguien que había vivido en Ecuador por algunos años.

Nos reciben Efrén, Mayra y el Chef Moya con el entusiasmo y calor latino que te hace sentir como en casa. Una bandera colgada en una de las puertas nos indica que evidentemente todos son de Puerto Rico. La música de fondo es perfecta para la ocasión, y después de conocer a las personas que están sentadas cerca de ti, comienza el festín.

Este fue el menú que tuvimos ese día: Plantain Chips con Ají Amarillo, Radishes Con Crema, Corn Soup, Brócoli con Eggplant y Black Beans, Pumpkin con Kale y Coffee, Chicken of the Woods, Apples con Yogurt y Coriander, finalmente Panna Cotta.

Todo absolutamente delicioso, pero si tengo que escoger lo que más me gustó, diría: la crema de choclo (la cara de felicidad de Adriana que probablemente no comía eso hace unos 8 años, era única), el plato de brócoli, Chicken of the Woods que comía por primera vez en mi vida y fue un descubrimiento increíble y finalmente Panna Cotta con todos los berries como postre.

Sabores y texturas que nunca en mi vida había probado, todo fresco, cocinado en casa, hecho con amor y pasión por la comida. Uno se da cuenta cuando las cosas están hechas así, sabe diferente y sabe mejor. Como pasa con mis galletas.

Lo mejor de la experiencia es que puedes formar parte de su proceso, puedes meterte a la cocina cuando quieras y ver como preparan tus platos, hacer preguntas, y vivir lo que no puedes vivir cuando visitas un restaurante común. Ya se imaginarán quien fue la persona que mas visitó la cocina durante toda la cena.

Me alegra y me inspira muchísimo que hayan personas que hacen este tipo de proyectos, que involucran a la comunidad y se preocupan por cada detalle de la experiencia, que hacen que sea inolvidable. Me encantaría que existan espacios así en nuestra ciudad, y si no lo hay, lo voy a terminar creando yo (¿Qué dices Beatriz?).

Si tienen la oportunidad de visitar Chicago en algún momento, por favor no dejen de ir y disfrutar como nosotras lo hicimos. Les aseguro que no se van a arrepentir. Volveré a ir sin lugar a dudas, porque evidentemente voy a regresar a Chicago, a quién vamos a engañar.

Efrén, Mayra y Chef Moya, gracias por esta increíble experiencia y sigan haciendo las cosas así, marcando la diferencia y haciendo felices a sus invitados.

Así hacemos un mundo mejor. Barriga llena, corazón definitivamente contento.

Les dejo toda la información de contacto:

www.facebook.com/SobremesaChicago
http://www.sobremesachicago.com/
Instagram: @sobremesachicago

Abrazos como siempre,
MJ

CHICAGO POR TERCERA Y NO ÚLTIMA VEZ

Por María José Noboa,

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Me encanta esta ciudad”, dijimos China y yo casi al mismo tiempo mientras caminábamos por Millenium Park en uno de los días más lindos de otoño. Esa es la razón por la que en menos de un año y medio he ido tres veces a Chicago. ME ENCANTA.

Mis mejores amigas/hermanas viven ahí y me reciben con el corazón abierto, la comida es extremadamente deliciosa, el clima esta vez estuvo totalmente a mi favor (no como en enero pasado cuando viví -26 grados), vivir mi primer otoño, tener una visita programada como invitada especial a una clase en Kendall College, no querer pasar mi cumpleaños aquí. Compré un pasaje y me fui.

Decisión totalmente acertada. Chicago nunca me decepciona.

Les voy a contar sobre este viaje en tres diferentes posts. En este primero les contaré brevemente de las mejores cosas que comí durante estos 12 días y los restaurantes que deben visitar en caso de que algún día vayan allá. En el siguiente post les contaré sobre mi experiencia en Sobremesa Supper Club Chicago, definitivamente de las mejores de mi vida, inolvidable e inexplicable. Y por último les contaré sobre mi participación en una de las clases de Kendall College a la cual fui invitada a contar la historia y planes de Biscotti Galletas Artesanales.

Les comparto mis lugares favoritos de esta visita:
– Stan’s Donuts: Está ubicado en la esquina de la casa de mi amiga Adriana, tienes que pasar por ahí para poder ir a la estación de tren, imposible no detenerte y comprar una donut de alguno de los miles de sabores que ofrecen. Esta vez probé: Lemon Curd, Banana Nutella Pocket, Pistachio Lemon Glazed y Vanilla Glazed que nunca falla. Definitivamente las mejores donuts de Chicago.

– Cumin: La mejor comida hindú de toda mi vida. Es la segunda vez que lo visito y podría volver mil veces más. Esta vez optamos por el almuerzo buffet y naans ilimitados. Barriga llena, corazón contentísimo. Me pregunto muchas veces cuándo vamos a tener un restaurante así aquí en Guayaquil.

– Xoco: El nuevo restaurante de Rick Bayless en Wicker Park. Conocido por su comida mexicana, churros y chocolate caliente. Pedimos churros tradicionales, churro de pistachos y chocolate caliente azteca, con el toque picante perfecto y delicioso. Imperdible.

– Red Hen: Panadería artesanal, atendida por su dueña. Bagels, croissants, muffins, todo delicioso y con los mejores ingredientes. Sus panes son entregados a diferentes restaurantes de la comunidad. Fui en enero pasado y regrese esta vez y salí feliz con mi croissant de espinaca y feta. Siempre voy a recordar lo que me dijo su dueña en mi visita pasada cuando le conte sobre Biscotti: “Keep it small”. Así será.

– Bang Bang Pie: Ángela y yo nos queremos quedar a vivir ahí para siempre. No tengo palabras para poder explicarles lo delicioso que es este lugar. Pedi biscuits con huevo y tocino, chocolate pecan pie y después tuve la oportunidad de probar el honey pie, que resultó ser lo mejor de este lugar. Ya quiero regresar a Chicago sólo para volver a comer ahí. Todos los días.

– Por último les cuento del mejor lugar de mi visita: Mindy’s Hot Chocolate, las galletas más ricas del mundo están ahí. Extremadamente chewy como me gustan, con los mejores ingredientes y combinación de sabores. Lo que espero que Biscotti llegue a ser y ofrecer. Mi meta para el futuro. El chocolate caliente con marshmallows hechos en casa, sin palabras también.

– Otros lugares imperdibles son: Eataly Chicago, Epic Burger, Oiistar, Big Star, Jimmy Johns, Birchwood Kitchen, Kanela Breakfast Club, Jeni’s Ice Cream, Sultan’s Market, Parson’s, y más que ya no me acuerdo ahorita.
Siempre voy a recomendar visitar Chicago, disfrutar de sus parques, apreciar la amabilidad de su gente, comer, comer y comer.

Estas han sido una de las vacaciones más lindas de mi vida y estoy feliz de haber recibido ahí mis 26 años, les seguiré contando en el próximo post.

Abrazos y gracias por seguirme en estas aventuras.

MJ