Noticias

Galletas para salvar el mundo.

Desde hace bastante tiempo en mi cabeza iban y venían ideas de cómo involucrar a Biscotti en alguna causa social de manera responsable desde su inicio. Hasta que de repente, como me sucede algunas veces, por milagro o simplemente por tener una mente que no para de pensar, me iluminé.

He estado/estoy involucrada en más voluntariados y causas sociales de las que se puedan imaginar, capaz en algún momento les contaré más, pero para esta ocasión les hablaré de MEMO ya que el compromiso de Biscotti es con ellos. Creo que una vez que conoces la situación por la que pasan los niños con cáncer y sus familias, es imposible desvincularse y continuar tu vida sabiendo lo que pasa con ellos.

Soy voluntaria de MEMO desde hace un par de años. Esta fundación formada principalmente por jóvenes de más o menos mi edad, está enfocada en mejorar la vida de los niños con cáncer de nuestro país. Mejorar, aliviar, alegrar, sanar, hacer que las circunstancias de vida que les ha tocado pasar sean más llevaderas y no tan dolorosas.

En la Biblia dice: Que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha.  Algunas veces ese dicho hay que olvidarlo y la otra mano y el resto del mundo tienen que saber lo que los jóvenes estamos haciendo por cambiar y salvar el mundo. Para inspirar a otras personas a actuar.

Daniela, directora de esta fundación en Guayaquil, que estoy segura va a ser Santa y no se si lo sabe; es a quien le escribo cuando se me ocurren estas ideas de recaudar fondos,  donar parte de lo que se gana en Biscotti o buscar la forma que sea posible de colaborar. Cuando le conté de este proyecto que tenía en mente, me apoyó totalmente.

Mis galletas para salvar el mundo. Cada vez que ustedes realicen un pedido en nuestra página web, tendrán la oportunidad de hacer su donación para MEMO. Hemos puesto la opción de colaborar con $1 a $5, que durante este mes será destinado en su totalidad a la colecta de la fundación que se realizará en los próximos días. Haremos esto de prueba, para ver la respuesta (que en tres días ha sido totalmente positiva y sorprendente) y luego lo desarrollaremos por completo y será algo fijo en esta pequeña empresa.

Todos los que hacen su donación reciben una galleta de mi parte, hecha con más amor de lo normal.

Me he inspirado en una organización que existe en Estados Unidos llamada “Cookies for Kids’ Cancer”, donde todas las ganancias de las ventas de galletas son destinadas a centros de investigación a favor del cáncer infantil. Quizás en el futuro mi pequeña idea se convierta en algo más grande y podamos aportar mucho más. Por el momento, es lo que puedo ofrecer.

Espero contar con su apoyo. Estoy convencida de que tenemos que dejar el mundo mejor de lo que lo encontramos, pero para eso hay que actuar y buscar las maneras de hacer un cambio positivo. Hay muchas causas a las cuales nos podemos unir, cualquier ayuda por pequeña que sea, marca la diferencia. Les aseguro que hay mayor alegría en dar que en recibir.

Que el talento que tienen mis manos sea puesto en servicio de los demás.

Ana Frank lo escribió en su diario: “No one has ever become poor from giving”.

Hagan la prueba.

Mj

La colecta de la fundación se realizará en las calles de nuestra ciudad el próximo 25 y 26 de abril.